martes, 29 de junio de 2010

ANUNCIO NO VIOLENTO QUE CAPTA NUESTRA ATENCIÓN

Estamos acostumbrados a que la Dirección General de Tráfico nos meta el miedo en el cuerpo con sangrientas campañas publicitarias que nos acojonan por completo con el fin de que surtan un efecto tranquilizador a la hora de ponernos al volante y llevemos el vehículo como Dios (y el código) manda sin cometer estupideces e imprudencias y con una conducción responsable.

Pero, he aquí, que para pedirnos prudencia y atención no hace falta mostrarnos las secuelas de un accidente, cadáveres ensangrentados, o recurrir a accidentados con miembros amputados, etc., etc. Todo es cuestión de imaginación y de buscar la manera de explicar las cosas sin herir sensibilidades, pero recordándonos que nos va la vida en ello. Véase un claro ejemplo.

Publicar un comentario