jueves, 3 de junio de 2010

TONI VILA: DESCÚBRELO


Imagen: cuadro de Toni Vila titulado "... ellas también" que forma parte de la colección "Traigo la camisa roja", expuesta en 2006 en Mieres, Avilés y Gijón.

Hablar de Toni Vila (Figaredo-Mieres, 1948), -un autodidacta en artes plásticas-, es hablar de Las Meninas, de don Quixote, de la mina, de libros, de pintura en la lectura, todo en estado puro. Es hablar de un hombre que se ha convertido en intérprete de lo abstracto y la geometría (cubista, picassiano-mironista). Esa, al menos, es mi impresión, aunque ni soy crítico de arte ni entiendo de pintura, pero tengo sentidos y estos me traducen lo que veo, gusto, olfateo, toco y escucho.

No voy a desmenuzar su obra, a definirla, a encasillarla; ni a meterle el bisturí. Mejor verla, disfrutarla, interpretarla -desde la óptica de cada cuál- sin imposiciones, obligaciones, sometimiento o compromiso. Así es como se descubre el valor de las cosas, gozando de ellas sin preocupaciones externas ni coacciones que cercenan la libertad.

Toni Vila es un valor seguro de esta cuenca minera caudalista. Su obra empieza a calar. Y él, desprovisto de endiosamiento o grandonismo, elabora carteles para causas solidarias, festivas o sociales, sin que ello merme un ápice su importancia -prestigio, dirían algunos- como artista. Es del núcleo del pueblo y no esconde su condición (quizá eso se refleja en su obra).

Ha expuesto en España y Portugal -siempre como "amateur"-; en exposiciones individuales y colectivas. Ha ilustrado cuentos, obras de teatro, la historia de España en pequeños apuntes pictóricos de gran relevancia (creo que estamos de acuerdo en que don Quixote es un símbolo de la literatura nacional y universal). Algunos dicen que Vila es el exponente de la "diversidad". Yo digo que nunca será el caballero de la triste figura, aunque -a veces- lo parezca.

Toni Vila, mierense -a orgullo lo tengo-, conciudadano, sano, mano amiga (de oro y no lenta, como Clapton). ¡Descúbrelo!

Publicar un comentario