martes, 30 de septiembre de 2008

CASAS ANTIGUAS DE MIERES


Imagen: antigua Casa Rectoral, hoy sede de Proyecto Hombre

De vez en cuando los amantes de las manzanas y de los paraísos nos envían imágenes cuyo contenido tiene su interés para todos aquellos que hemos elegido las cuencas para vivir.

Mieres posee edificios antiguos y casas con historia. Algunos/as fueron objeto de rehabilitación; otros/as han sido derribados, bien debido a un lamentable estado de conservación, bien por la actuación de promotores inmobiliarios que buscaban suelo para volver a edificar.

Un montaje fotográfico interesante, en el que vemos algunos edificios o casas que quién sabe si dentro de unos años habrán pasado a mejor vida. Unos han cambiado su fisonomía tras un espectacular lavado de cara acompañado por un tratamiento quirúrgico (sirva como ejemplo el Instituo Bernaldo de Quirós). Otros lucen esplendorosos tras una remodelación necesaria (patio del colegio Santiago Apóstol) y los hay que ya no volverán a abrirnos sus puertas (el edificio derruido en el cruce de las calles Numa Guilhou y Carreño Miranda). Forman parte de nuestras vidas y, por ello, no está de más que les echemos un vistazo para refrescar nuestra memoria.

video

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Y TÚ MÁS


Cuando uno se da de morros con una pintada de estas caracerísticas lo primero que piensa es que se trata de una "gracieta" del graciosillo de turno (siempre hay uno en el barrio) que como está ocioso se dedica a molestar de una manera anónima. Después, uno reflexiona y se le ocurre que el pintamonas es un xenófobo que no se jala una rosca, poco demócrata e irrespetuoso con el sexo femenino (una burda venganza porque - repito - no se come un colín). Pues bien, campeón, las feas - como las guapas - tienen derecho a vivir donde les salga de las narices y si a ti no te gusta pues te vas con la música a otra parte y trasladas tu vivienda a Malibú o Hollywood, que allí te hartarás de ver cuerpos esbeltos y mujeres de película (pero seguirás sin comerte un rosco). En todo caso, me gustaría verte de cerca para descubrir si eres un adonis (cosa que dudo) o el vivo retrato de un zombie acomplejado. Y me decanto por lo segundo, fíjate. Sería más productivo ocupar tu tiempo libre en asuntos más importantes para ti (como reforzar tu autoestima) y menos lesivos para las mujeres de tu entorno (quienes pasarán olímpicamente de tus chorradas, supongo). Y, por cierto, a saber cuáles son tus cánones de belleza. 

No me quiero imaginar cómo reaccionarías si alguna de esas que tú llamas feas te guiña un ojo. A lo mejor se te caen los pantalones a plomo y te pasas el resto de tu vida babeando tras ella. Y si quieres ser artista del pincel matricúlate en una escuela de arte y deja de dar la coña marinera a las vecinas con pintaditas de pésimo gusto que, además, emprobrecen la zona. Ser guapa o fea no es una cuestión física (aunque te parezca extraño)  sino de perspectiva. Depende de la mirada, del sentimiento que pongas en ella, de lo que te transmita la retina, de la capacidad de tu intelecto y del número de neuronas por milímetro de cabeza que aun conserves, si es que no se han ido a vivir a otro barrio huyendo de tus paranoias.

lunes, 22 de septiembre de 2008

MERCÁU ASTUR

                                        video

El fin de semana acogió en Mieres dos eventos bien distintos: la feria del stock y el mercáu astur. Sobre la primera poco que decir, salvo que la iniciativa pretende dar un empuje al comercio local ofreciendo al consumidor restos a un precio rebajado en prendas de vestir. Bueno para el comerciante y para el cliente. El parque Jovellanos fue el lugar de ubicación de la feria y la afluencia de compradores abundante.


Imagen: Feria del Stock

El Mercáu Astur, celebrado en Cenera, recrea un mercado típico de la asturias rural de principios del siglo XX. Hilanderas (artesanas de la tela) - bordar, tejer, coser - que utilizaban aquellos rústicos instrumentos; artesanos del cuero, la madera, el mimbre, la lana y personajes típicos podían verse en las caleyas de Cenera, metidos en faena, sin olvidar la rica gastronomía asturiana, elaborada en ocasiones con escanda. Frixuelos, casadielles, madalenes, empanaes, bollos preñaos, pan, licores, etc., etc., conformaron una deliciosa variedad de productos dentro de un ambiente festivo que atrajo a un sin fin de visitantes. Lástima que esos viejos oficios vayan desapareciendo (el ferreru, el que facía madreñes y otros) porque los tiempos cambian y el progreso, para estos oficios artesanales y ancestrales, es, lamentablemente, una tumba. Solamente los amantes de las tradiciones conservan, fomentan y divulgan esa parte de nuestra historia que nunca debería desaparecer, hecho que agradecemos los demás.

Imagen: artesanos en el Mercáu Astur

No faltaron las aves: águilas, búhos, buitres, halcones, que exhibieron su belleza y sus dotes para la caza.