jueves, 19 de abril de 2012

NOTICIAS QUE DEJAN HUELLA

Foto de J. R. Silveira (La Nueva España)
Después de leer la prensa hoy el cuerpo me pide marcha, oye. Hay cuarto y mitad de noticias que me suben la bilirrubina.

 La primera se refiere a la obra de la escollera realizada en 2010 en la desembocadura del río Cuna para evitar desbordamientos por lluvias. Pues, oye, parece que la construcción se hubiera debido a Pepe Gotera y Otilio, chapuzas a domicilio, porque han caído cuatro gotas y la escollera "hace aguas". Si se pone a llover en serio no habrá Titanic que lo aguante.

La segunda me alegra el cuerpo: estrenamos carril bici; va desde la estación de Renfe, por el paseo fluvial, hasta el Campus Universitario. Todo muy bonito hasta que, ¡zás!, me entero de que atraviesa el puente peatonal que cruza el río Caudal. Ya me parecía a mi que todo no podía ser de color de rosa. Me veo driblando "bicis" como Mesi adversarios. Viva el deporte sano (redundo), oye.

La tercera dice que "La mutación de la Mayacina afea el barrio"  porque está sufriendo eso, una mutacion de tres pares. Primero fue el negro, edificio horroroso esteticamente donde los haya, y ahora el amarillo panelado, tipo búnker, vamos. Si por lo menos hubiésemos ido del "Rosa al Amarillo" la cosa estaría medianamente justificada. Los vecinos se lo toman a "chunga" y no es de extrañar. Los concursos de ideas es lo que tienen, oye.

La cuarta noticia, oye, es que me obnubila la mente. La nueva perrera municipal, que costó la friolera de cuatrocientos mil euros, sufre continuos robos en sus instalaciones. ¿Y cómo es eso, oh? Pues porque desde que finalizó su construcción nunca se ha utilizado. ¿Cómooooo? Pues eso, denuncias de los vecinos sobre irregularidades mantienen a la perrera en stand bye. Y los 400.000 eurazos. ¡A mi qué me cuentas, oye! Qué te apuestas a que terminan por derribarla. ¿Y los 400.000 eurazos? Mira que eres plomo: ¡a mí qué me cuentas, oye!

Menos mal que la Asociación "Mierenses en el mundo" ha premiado a Víctor Manuel (méritos para ello acumula de cojones) y que el distintivo "Fini Suárez" sigue vigente (gracias a Dios y al trabajo de algunos folcloristas comprometidos con la causa). De no ser por esto, menudo día para mis neuronas. ¿O será la crisis de los ..., oye?
Publicar un comentario